Occupy Wall Street, the movie.

Publicado en vídeos | Deja un comentario

Some roots…

Publicado en vídeos | Deja un comentario

Montez sur la chaise

“Suba a la silla” Nostalgia de la infancia. Improvisación con toma en plano cerrado. De plano muy cerrado chale.. La música es de Wim Mertens

Publicado en IMPERDIBLES, vídeos | 2 comentarios

Dios le proporcionó papelera

Veinte grandes hojas de papel abacá hechas a mano cubren el suelo del estudio, las estancias y hasta el descansillo del apartamento de Cedar Street junto a las Torres Gemelas. El amplio espacio cuenta con 18 ventanas que miran a la Torre Sur por el Norte y al río Hudson por el Oeste. Los visitantes sienten extrañeza, curiosidad, asombro, incluso miedo. La gente que pasa pisa y deja su huella en el papel del estudio que es hogar y universo de Elena del Rivero. Inteligente y concienzuda resolvió ser artista desde muy chica. Se veía en sus ojos negros enormes e inquisitivos. En el escenario del pequeño teatro escolar tocaba el acordeón con mucha presencia escénica. Era el comodín de las monjas valencianas del Loreto en los eventos culturales. Podría haber sido una estúpida pedante pero no cayó de ese lado. Tenía una sonrisa franca y mucho genio. No era un animal doméstico de ahí su pasión por transgredir lo hogareño.

-Ya tengo título, “(Swi:t) Home, One Year of my Life “ -le comenta Elena a Mina mientras almuerzan en el restaurante latino “Azafrán” el único del barrio en que sirven un plato de paella decente-. Me gusta el juego ambiguo entre suite y sweet, que proporciona la escritura fonética.

-Muy sugerente, sí. ¿Cómo va el proyecto?

– La complicidad de la gente me ha sorprendido.¡Hasta el Súper del edificio se ha implicado! Al principio pensó que íbamos a pintar el apartamento pero cuando le conté que era trabajo me ayudó con la limpieza y pidió a los carteros de Federal Express que tuvieran cuidado con sus carritos al entrar en casa -Elena ríe. Creo que en un par de semanas recogeré las hojas para restaurarlas. Están muy manchadas y rasgadas. Prácticamente destruidas. Ahora siento que hay que restañar las heridas.

-Y, ¿cómo piensas resolverlo? – le pregunta Nina.

-¿Qué te parece si llevamos las hojas a la papelera para tratar de curarlo?

-¿Repetir el proceso de fabricación? Bueno, quizá podríamos sumergir de nuevo las hojas en las cubetas para secarlo más tarde. Respetando las cicatrices. Restituir su aspecto pero sin cirugía estética.

-Luego he decidido coserlas. Ya sabes, seguir tejiendo mis obras, como en las series de las Cartas. Me siento conducida por Aracné. Quizá transforme el papel en grandes paños de cocina. Aquí, en EE. UU, las bayetas son de papel. Con papel se limpia el baño, se recogen sobras del suelo, se seca la vajilla, se lustran cristales, se elimina el maquillaje -la máscara se imprime en el papel como una segunda piel, como la persona que representamos-. Como una segunda piel el papel de abacá registra el paso del tiempo, se agrieta y arruga, se ensucia, se irrita. La gente ha transitado sobre el papel dejando sus huellas como dejan sus huellas toda clase de restos en una bayeta o en la propia piel que es lo más intimo y a la vez lo que nos conecta al mundo. Quiero trabajar con los restos, aprovecharlo todo, como cuando se cocina con las sobras ya que es un proyecto casero -responde Elena.

Fruto de una invitación, la de Mina Takahashi de Dieu Donné Papermill que proporciona el papel y el Drawing Center de New York que alojará la instalación, la obra crece obedeciendo a un proceso interno que Elena acepta y al que se pliega: el papel ya no es el soporte sino la piel misma de la artista que responde a los estímulos del día a día siguiendo su intuición.

-Mina, ¿se puede hacer hilo de papel?

-Sí, shifu. Pero el proceso es muy complejo, no creo que esté a nuestro alcance. Es trabajo de japoneses –sonríe irónica.

-¿Cómo se hace? –insiste, Elena, tozuda

-Básicamente así –Mina enrolla una servilleta.

-¡Podemos hacerlo! Con los restos. Puedo repartirlos entre las amigas, Betlem, Inma, Elizabeth, Assumpta, Bea y tú, claro. Enviaré restos a toda Europa, Latinoamérica y Canadá. Que cada cual hile un poco. Podríamos construir un gran nido con capacidad para acoger a una persona e instalarlo en Dieu Donné Papermill. ¡Organizar una performance allí antes de acudir a la inauguración en el Drawing Center!

-¡Para, para! que te va a dar una pájara y a mí otra. Aunque, me gusta la idea –sonríe Mina.

En esos enormes trapos de cocina medio deshechos hay un intento de trascender los límites culturales y de género. Conceptual y minimalista, Elena, usa el papel como metáfora de la fragilidad de la vida cotidiana. Una metáfora que traspasó lo doméstico para enfrentar lo terrible. Dos semanas después de desmontar la exposición en el Drawing Center, el 11 de septiembre de 2001, las 18 ventadas de su casa volaron hechas añicos por la onda expansiva que provocó el choque contra las vecinas Torres Gemelas de dos aviones secuestrados por miembros de la red yihadista Al Qaeda en nombre de Alá. La implosión generó un enorme agujero negro en el estudio condensando toda clase de escombros en su interior.

Elena se encontraba en España. Cuando pudo volver a New York, se encontró un hogar monstruoso: su cama partida en dos, libros, estanterías, mesas, bocetos, cartas, fotos, documentos, pinturas, la vajilla y los “Trapos de cocina” de “(Swi:t) Home One Year of my Life” destrozados en medio de una gran polvareda y entremezclados con montones de papeles que no le pertenecían. Elena presiente que las coincidencias significativas son el gran misterio de las artes. Como una posesa emprende, de inmediato, una labor de reconstrucción y reparación buscando también entre los escombros de las Torres y en contacto con los trabajadores que limpiaban la zona. Además filma su trabajo. Lo considera una práctica de paz, una sutura simbólica de la aterradora herida colectiva.

El resultado se concretó en una nueva y gigantesca instalación. “(Swi:t) Home: A Chant” Una colosal cortina de gasa de corte renacentista que cae del cielo de la sala, una cúpula de cristal que deja pasar haces de luz solar, y se expande sobre el suelo. Elena cosió en ella miles de papeles deshechos encontrados entre los escombros del World Trade Center: fotos, documentos, menús, anuncios, folletos, cartas personales, tickets, papel de impresora, tarjetas, sobres, recibos, hojas de libros o revistas, envoltorios, notas, directorios, carnés, posavasos, bayetas… En la ventana que daba al Hudson, donde había estado cosiendo los grandes paños de “Suite Home” pintó “El río Hudson en rojo” ya que había tres mil muertos a sus pies.

Isasa.

Imagen inédita de los atentados del 11 de septiembre del 2001 contra el World Trade Center de Nueva York tomadas por la Policía de Nueva York (NYPD).

Publicado en breve, crónicas | 1 Comentario

DIARIO DE UNA DOMINGUERA

Un transistor en la Plaza de La Reina.

Acudí puntualmente a la cita. A las19h en La Plaza de la Reina esquina con San Vicente, con un transistor. Iba acompañada de un canadiense desconocido con aspecto de esquimal al que había aceptado alojar en mi casa dejándome llevar por la llamada de un miembro del grupo de acción con el que, no sé muy bien cómo, me había comprometido.

Partiendo del encuentro azaroso de una cinta de relajación que incluía técnicas de visualización en el radio cassette que llevaba, cinta que no había escuchado antes porque me la acababan de pasar y la había dejado allí en espera de mejor ocasión, me encontré con la posibilidad de explorar ese acto íntimo que consiste en la práctica de ciertos ejercicios con la intención de lograr un descanso más profundo, en un mundo en el que nos sentimos agredidos por un estrés permanente, en medio de la rúe. Así que saqué del maletero mi esterilla de yoga, la desenrollé, me estiré sobre la acera, me tapé con una manta, puse el cassette  en marcha y cerré los ojos como es costumbre hacer en estos casos.

Alrededor, sentía la gente pasar, el tráfago de autos y bocinas, pedos de moto, cháchara y música..

Poco a poco fui entrando en un estado de conciencia alterada en el que sólo escuchaba la voz que me guiaba por un paisaje imaginario dejando en suspenso los sonidos del mundo.

La prueba fue particularmente intensa, entre otras cosas, porque se puso a llover justo en el momento en que aquella voz me invitaba a entrar en unas termas situadas en el interior de una gran pirámide de cristal, en medio de un frondoso bosque, junto a un lago y dejar que el agua me librara de mis neuras.

La lluvia arreció, de pronto, y caía sobre mí como si de verdad estuviera duchándome antes de entrar en la balsa de aguas curativas.

Sentí una punzada de angustia, dudé, abrí un ojo, vi un par de policías mosqueados, los colegas a la suya, como un batallón de locos llegados de no se sabía dónde, cada cual  el gentío asombrado resguardándose del aguacero apegado a las paredes del callejón …

Cerré el ojo, sentí el agua de lluvia masajeándome y me zambullí en las cálidas y burbujeantes aguas del misterioso balneario, mientras alguien se inclinaba sobre mí gritando:

-¡Señora, señora! ¿Le pasa algo?

Experimenté cosas que guardo para mi, porque de lo que no se puede hablar mejor es callarse.

De lo que experimentó el personal me queda el relato de Jose, Fuen, Ramón…

-¡Esto habría que prohibirlo! –decía una señora envuelta en pieles.

-Seguro que es un experimento sobre el comportamiento humano… –un joven madurito.

-Será para Arroz y Tartana –un señor a otro.

-Creía que lo había visto todo pero me parece que aún me queda mucho por ver… –una señora sonriendo bajo un paraguas.

Ya en casa, cayó un libro de un estante y me golpeó la cabeza. De él extraigo esta cita:

“…no puede haber un modo natural de considerar el cuerpo que no implique a la vez una dimensión social. El interés por las aperturas del cuerpo dependerá de la preocupación por las salidas y entradas sociales, las rutas de escape e invasión. Donde no exista una preocupación por preservar los límites sociales no surgirá tampoco la preocupación por mantener los límites corporales. La relación de los pies con la cabeza, el cerebro con los órganos sexuales, la boca con el ano, expresa los esquemas básicos de la jerarquía. En consecuencia, adelanto la hipótesis de que el control corporal constituye una expresión del control social y que el abandono corporal en el ritual responde a las exigencias de la experiencia social que se expresa. (…) Y, finalmente, ese impulso hacia la búsqueda de una relación armoniosa entre la experiencia de lo físico y lo social debe afectar a la ideología.”

El golpe me hizo perder la memoria temporalmente y no recuerdo el título ni el autor ni donde coloqué el libro. Así que, gracias y lamento el olvido.

En cuanto a las demás acciones o a las acciones de los demás y a mis enredos con ellas me quedó un regusto de kinismo, sugerido por el comentario de una señora ante la acción de Diego en ese momento:

-¡Pero qué hace ese arrastrándose como un perro con un transistor en la boca!

¡El bueno de Diógenes! Se reavivó en mí el deseo de leer a los antiguos cínicos…

El domingo próximo tenemos otra cita.

Nigella.

Publicado en LETRAS | Deja un comentario

8 DE MARZOO

SIDECAR ESCRIBE UNA CARTITA ESPECIAL

Cartita 100 (Marzo 2011)

http://sidecarlibros.blogspot.com/

Publicado en carta, IMPERDIBLES, LETRAS | Deja un comentario

∞ de marzoo

NAWAL EL SAADAWI Feminista, psiquiatra, escritora y activista egipcia

“La mujer no puede liberarse bajo ninguna religión”

GEORGINA HIGUERAS | Madrid 07/03/2011

Tiene 79 años y una actividad alucinante. La entrevista se realiza por teléfono durante su viaje a Oslo la semana pasada. Ahora se encuentra Nueva York y el próximo día 26 llega a España para participar en las jornadas de Mujeres en Segovia. Nawal el Saadawi es la principal feminista árabe y la primera en denunciar la castración de las mujeres. Sus críticas acerbas a las leyes y a la interpretación del islam que institucionalizaban el patriarcado represivo que impedía crecer a las mujeres la llevaron a perder todos sus puestos en la sanidad pública de su país, a la cárcel y posteriormente al exilio. Hoy, tras participar en las revueltas de la plaza de Tahrir, que acabaron con 30 años de dictadura de Hosni Mubarak , se siente más esperanzada que nunca: “Es el momento de la mujer egipcia”, dice feliz.

Pregunta. ¿Qué significado tiene la revolución de Tahrir para la mujer?

Respuesta. Muchísimo. Por primera vez, las mujeres y los hombres de Egipto han sido iguales. Mujeres de todas las edades y clases estuvieron en la plaza de Tahrir, incluso madres con niños de pecho durmieron en la plaza.

P. ¿Usted fue a la plaza?

R. Por supuesto. Desde el principio; muchos días. Ahora estaré unas semanas fuera de Egipto, pero cuando regrese volveré a Tahrir todas las veces que sea necesario hasta que ganemos.

P. ¿Qué espera en concreto?

R. Deberían de habernos incluido en el comité para la reforma de la Constitución. Nombraron a ocho hombres y ninguna mujer, por ello estamos organizando una marcha de un millón de mujeres para el martes (hoy) en El Cairo y confiamos en recibir el apoyo de las mujeres en España.

P. ¿Cuál es la consigna de la marcha?

R. Que todos los comités e instituciones del nuevo Egipto deben de contar con mujeres. Se ha acabado eso de que solo sean hombres los que deciden.

P. ¿Teme que después de la revolución todo quede igual que antes?

R. No, ya hemos conseguido que caiga Mubarak y algunos de sus hombres, pero el problema de las mujeres es crónico y está enraizado en el patriarcado y la religión. Por eso pedimos una Constitución secular, un código familiar secular y un Estado secular separado de la religión. Las mujeres han muerto en Tahrir igual que los hombres y tienen que tenernos en cuenta.

P. ¿Está de acuerdo con las reformas constitucionales que ha hecho ese comité, que deberán votarse el próximo día 19?

R. Era un comité muy tradicional. Solo ha hecho pequeños cambios. Nuestra marcha es para exigir el cambio radical que las egipcias necesitan.

P. ¿No será contraproducente exigir tanto?

R. No vamos a aceptar la discriminación otra vez después de haber participado en la revolución. Tenemos que rebelarnos y luchar por nuestros derechos. No tenemos miedo de perder nada, porque no tenemos nada excepto nuestra alma.

P. ¿Por qué estalló la revolución?

R. Por acumulación de la opresión y de la corrupción. El régimen era tan corrupto que se hizo insoportable.

P. ¿Qué papel desempeñó la mujer?

R. Todos, incluida la muerte. Estuvimos allí desde el principio, dispuestas a todo y sin diferencias con los hombres.

P. ¿Esperaba algo así?

R. Soñé con esto desde que tenía 10 años, lo que quiere decir que llevaba 70 años esperando. No me sorprendió porque llevaba toda la vida luchando por ello, pero la irrupción fue sorprendente. Estoy feliz de haber llegado viva a la revolución.

P. ¿Pensaba que las egipcias serían tan activas?

R. A mi casa vienen muchos jóvenes, hombres y mujeres, a los que interesan mis libros; progresistas con los que debato distintos temas, pero ninguno creíamos que millones de egipcios tomarían las calles. Son más de seis millones los que en un momento u otro han estado en Tahrir.

P. ¿Piensa que esto es el despertar de la mujer egipcia?

R. Si, de las mujeres y de los hombres porque no podemos separar a unas de otros. La mujer no puede liberarse si el hombre no está liberado, de la misma forma en que el hombre no se puede liberar sin que la mujer se libere y todos necesitan un país libre.

P. ¿Cómo está organizando la Marcha del Millón de Mujeres?

R. En realidad la idea partió de un grupo de hombres jóvenes y progresistas, que tienen acceso a twitter, facebook y otras redes sociales. Se organizó en mi casa. Somos un grupo en el que trabajamos hombres y mujeres.

P. ¿Volverá a El Cairo para la manifestación?

R. No, no soy indispensable. Tenemos un liderazgo colectivo y son especialmente los jóvenes los que deben de encabezar la marcha. Yo voy detrás, soy su respaldo. Dicen que soy la madrina, la madre espiritual de la revolución.

P. ¿Cuál es la situación de la mujer egipcia en la actualidad?

R. Hay mucha discriminación. Todavía tenemos poligamia y queremos abolirla, además el hombre puede divorciarse sin que se tenga en cuenta para nada a la esposa.

P. ¿La Constitución respalda la poligamia?

R. Sí, porque dice que el Código Familiar no puede contradecir la sharia (ley islámica) y la sharia permite la poligamia. Egipto tiene uno de los códigos familiares más atrasados del mundo árabe.

P. ¿Por eso quería que hubiese mujeres en el comité para la reforma constitucional?

R. Claro. Mujeres y hombres jóvenes porque pusieron a hombres tradicionales y religiosos. Tendrían que haber sido hombres y mujeres seculares.

P. ¿Considera que la elaboración de una nueva Constitución será el principal logro de la revolución?

R. Sí. Si tenemos una Constitución radicalmente secular y hombres y mujeres, cristianos y musulmanes son iguales será una gran contribución frente al Estado tradicional. El secularismo es fundamental para una democracia auténtica. En los cambios realizados estos días han seguido manteniendo que Artículo 2 que dice que el islam es la religión de Egipto y eso debe de desaparecer.

P. ¿Cree que la discriminación tiene un origen religioso?

R. Sí. La religión es una ideología política y tenemos que separar religión y política. La mujer no puede liberarse bajo ninguna religión, ni cristianismo, ni judaísmo ni islamismo, porque las mujeres son inferiores en todas las religiones.

P. ¿No le parece que este argumento es demasiado radical para Egipto?

R. No. Cuando estaba en Tahrir me encontré a mucha gente que lo compartía. Muchos jóvenes progresistas, incluidos muchos hombres de la nueva generación de los Hermanos Musulmanes.

P. ¿Teme que el nuevo Egipto pueda quedar bajo el control de los Hermanos Musulmanes?

R. No. Tengo miedo de Estados Unidos e Israel porque ellos serán los que traigan a los Hermanos Musulmanes. Estuve en Irán al principio de la revolución de 1979. La revolución iraní al principio fue secular y socialista pero EEUU se sintió amenazado por una revolución socialista e impulsó su aborto. Jomeini llegó a Irán de la mano de Francia, Reino Unido y Estados Unidos. Ellos preferían una revolución religiosa antes que una socialista. El socialismo es el auténtico enemigo del capitalismo. En Egipto ha sucedido igual; de repente llevaron a Tahrir a un respetado clérigo (Yusef el Karadawi, de 84 años y exiliado en Catar) para que hablara en la plaza. Nosotros estamos en contra de esto, pero no tememos a los Hermanos Musulmanes porque son una minoría.

P. ¿Qué le pediría al nuevo Gobierno?

R. Lograr la destitución de Ahmed Shafik (nombrado primer ministro en los últimos días de Mubarak) también ha sido un logro de Tahrir. Confiamos en que el nuevo jefe de Gobierno Essam Sharaf apoye la creación de un consejo presidencial formado por hombres y mujeres honestos que, de forma transitoria, ejerza el poder que ahora tienen los militares y que sin prisa -porque hace falta que se formen los nuevos partidos- organice unas elecciones libres y la redacción de una nueva Constitución secular.

P. ¿Confía en la voluntad democratizadora del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que ahora dirige Egipto?

R. No es una cuestión de confianza sino de poder. Si los manifestantes se van ahora a sus casas y el pueblo no vuelve a hablar, los militares harán lo mismo que el régimen de Mubarak. Si el poder no ejerce su poder, sin no hay un Parlamento al que rendir cuentas, Egipto y en cualquier otro país del mundo caerá en una dictadura. El pueblo que ejercer su poder. Si los militares no cumplen los compromisos adquiridos con el pueblo, volveremos a Tahrir. Esto es una revolución.

P. ¿Y usted cree en la revolución?

R. Sí, la revolución no ha acabado. Seguiremos en Tahrir hasta que cumplan.

P. ¿Cree que el nuevo Egipto ha tenido un buen comienzo?

R. Sí, está lleno de esperanza y la esperanza es poder.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/mujer/puede/liberarse/religion/elpepusoc/20110307elpepusoc_11/Tes


Publicado en crónicas, vídeos | Deja un comentario